domingo, 25 de abril de 2021

ALGUNAS NOTAS SOBRE LA DIVISA, SOLAR Y CASA REAL DE LA PISCINA.

Por don Alejandro Riestra Martínez.

La Divisa, Solar y Casa Real de la Piscina es una institución dinástica, familiar y nobiliaria caracterizada por una gran devoción religiosa por la Virgen. De honda raigambre en la historia de La Rioja, tiene como fines principales fomentar la devoción de Nuestra Señora de la Piscina, la defensa de la Santa Iglesia, la conservación de la Real Basílica y  la restauración de las iglesias y monumentos en las villas y lugares diviseros y la conservación del patrimonio artístico contenido en ellas.

A finales de 2010, en el blog de Doce Linajes, mi padre publicó una entrada sobre esta singular institución riojana por la que empezó a interesarse en el año 2005, debido a los nexos que unen a esta institución nobiliaria con mi familia a través de las raíces del padre de mi bisabuela, el doctor don Fulgencio Cabezas Monge, y su relación con uno de los alfoces de San Vicente de la Sonsierra, más concretamente con el de San Martín de los Monges.
Sus moradores, casi todos dependientes o relacionados  con el monasterio que allí existía, se han ido diseminando por toda la geografía española, y aunque Lebrija normalizase la gramática en 1492, continuaron manteniendo, de una manera u otra, el “error ortográfico” primitivo que identifica a los pertenecientes a dicho linaje, haciendo posible (quizá por pura casualidad) su inequívoca identificación. Muchos de ellos continúan viviendo en la Sonsierra integrándose como diviseros en esta ancestral y peculiar Corporación.

Escudo corporativo

Podríamos remontarnos a 1o74 y a la diáspora que siguió al asesinato, en Peñalén, del por aquel entonces rey de Navarra, don Sancho Garcés, cuando sus hermanos don Ramón y doña Ermesinda conspiraron para usurparle el trono.
Su sobrino el infante don Ramiro, esposo de doña Cristina, una de las hijas del Cid, siguiendo los pasos de Godofredo de Bouillón se embarcó hacia Jerusalén, participando en la batalla por los muros de dicha ciudad durante la primera cruzada en 1099. Las huestes capitaneadas por  don Ramiro tomaron el sector donde estaba situada la Piscina Probática, cuyas milagrosas aguas, decían, curaban a los enfermos.
Don Ramiro, a su muerte, lega a su hijo mayor, don García Ramírez, el Reino de Navarra, y a su segundo hijo, don Sancho, los territorios de Peñacerrada, en la Sonsierra navarra, desde Vidaurreta hasta San Vicente de la Sonsierra, con la condición de edificar una iglesia en recuerdo de su entrada en Jerusalén, la cual debería estar consagrada al culto de Santa María de la Piscina.
La misma se construiría, en 1136, en las proximidades de un paraje conocido como “Peciña”, a un kilómetro de Ábalos y a tres de San Vicente de la Sonsierra, con unas proporciones que reproducían las de la Piscina de Bethesda, para alojar en ella, entre otras reliquias traídas de Tierra Santa,  los restos de la Vera Cruz y la imagen de la Virgen, a la que habrían  de festejar cada 15 de agosto.
Con el objeto de contribuir al mantenimiento de la Basílica, la custodia de  esas reliquias  y la conservación de la memoria de su herencia dinástica, el infante don Ramiro fundó al mismo tiempo, y para su  descendencia,  la Divisa, Solar y Casa Real de la Piscina. De ella sería primer Patrono su hijo don Sancho, quedando vinculadas proindiviso todas las tierras próximas a ella.
Se sabe que el 1 de agosto del año siguiente fue consagrada  por el obispo de Calahorra, don Sancho de Funes, construyéndose adosada a la misma una Casa-Solar para la administración de la Divisa, de la cual, desgraciadamente, no se conservan restos.

Fachada meridional de la Basílica ( https://divisarealdelapiscina.org/)

Don Sancho Ramírez prolongó su apellido,  dando lugar al de Ramírez de la Piscina. De sus tres hijos,  don Ramiro  heredó el Señorío o Condado de Peñacerrada; don Sancho, obtuvo el Señorío de Arellano, originando a los Ramírez de Arellano; y don Martín heredó el Señorío del Campo de Puelles, raíz de los Ramírez de Puelles. Todos sus descendientes, además de los de la  Casa Real de Navarra dieron origen al tronco genealógico de la Divisa de la Piscina.
La línea sucesoria de los patronos se mantuvo ininterrumpidamente  desde don Sancho Ramírez de la Piscina hasta don Juan Ramírez de Montoria, al que le privó de sus posesiones el rey de Navarra, don Carlos II el Malo, aliado del rey don Pedro I de Castilla. En 1534 don Diego Ramírez de Ábalos recuperó el patronato por sentencia de la Chancillería de Valladolid, redactando nuevos estatutos en 1537. Después se sucederán en el cargo distintos miembros del linaje de Arellano, los Condes de Aguilar y de Ynestrilla, los Condes de Murillo y finalmente, de nuevo, los Ramírez de la Piscina de la Casa de Ábalos.
En el año 1974 se procedió a la restauración de la Basílica-Casa Solar constituyéndose a fines del mismo año una Junta de Restauración que, integrada por descendientes de los antiguos diviseros, logró del Obispo de Calahorra la erección canónica de la Divisa Solar y Real casa de la Piscina como Muy Ilustre y Antiquísima Cofradía de Nuestra Señora de la Probática Piscina de Jerusalén.
Los estatutos fueron aprobados el 11 de febrero de 1975 y la primera Asamblea General tuvo lugar el día 8 de junio del mismo año, erigiéndose una Diputación de la Divisa encabezada como patrono por el Marqués de Legarda y como alcalde mayor al Duque de Veragua , al que sucedió tras su fallecimiento en 1986 el Marqués de Vargas.
Para pertenecer a esta institución se necesita ser mayor de diecisiete años, católico, acreditar buena conducta y probar descendencia del infante don Ramiro. Como último requisito se pide probar hidalguía de sangre por el linaje paterno.

Su escudo va terciado en palo, primero de oro, con tres bandas de gules; segundo  de azur, con cinco flores de lis en oro; tercero  de  oro, un pino de sinople, con la capa disminuida, y un león de púrpura empinado al tronco. Todo ello aumentado con las cadenas de Navarra en oro. Incluidos en los espacios de la cadena,  que van en plata, lleva en el jefe y la punta dos cruces de san Juan y una venera; a izquierda y a derecha lleva una flor de lis, dos cruces de San Andrés y otra flor de lis. Como timbre lleva una corona real antigua de oro surmontada por una jarra o terraza de plata y cinco azucenas en su color. Leyenda: Ave Maria Piscinae.
Como distintivo para sus miembros llevan una medalla que pende de un cordón trenzado con tres de los esmaltes de las antiguas armas de la Piscina, oro, plata y púrpura, en honor de la Santísima Trinidad. En una cara de la medalla figura la imagen de Nuestra Señora de la Probática Piscina de Jerusalén y en la otra las  armas de la Divisa.

Mantienen una página web en : https://divisarealdelapiscina.org/

Fuentes: 
-Caballeros del siglo XXI: vindicación jurídica y sentimental de las corporaciones nobiliarias españolas. García-Mercadal y Fuertes de Gilbert.
-https://divisarealdelapiscina.org/
-Divisa, Solar y Real Casa de la Piscina. Riestra en el blog de los Doce Linajes.

Publicado por La Mesa de los Notables.